¿Qué significa realmente “aceptar las cosas como son”?

¿Es ésta una afirmación realmente espiritual, realmente amorosa?…

 

Sí.

Sí lo es.

Si no es ésta una declaración para dejar que el ego siga expresándose. Es decir, si realmente estás aceptando las cosas “como son”, como realmente son.

¿Y cómo son las cosas en realidad?

Tu pequeño yo va a apresurarse a responderte desde lo que percibe con la limitada visión de su cuerpo y desde los limitados y limitantes pensamientos que piensa desde su pequeña mente.

Pero si te detienes a detener ese primer impulso, y pides ver con la visión del verdadero Ser que eres, entonces sí podrás ver las cosas “como son”: amorosamente perfectas, perfectamente amorosas.

Verás entonces, que todo aquí en este mundo es puro Amor puro, y todo lo demás simplemente peticiones de amor.

Verás entonces, que en el ataque y las ofensas de ese otro ser igual que tú, se esconde una súplica de ayuda para recordar lo que a ti también se te olvida muy fácilmente aquí: que muy por encima de las apariencias de este mundo temporal, en verdad eres parte de todo lo amoroso del Todopoderoso y Todoamoroso que es infinito, es eterno, y por lo tanto, eres igualmente puro Amor puro, indestructible y únicamente constructivo, y por lo tanto, son igualmente absurdas tanto la defensa como la ofensa.

Entonces sí verás las cosas “como son” y actuarás al son de la Verdad que permanentemente le canta a tu conciencia “son de verdad”… de verdad amorosas.

Y entonces actuarás amorosamente.

Entonces tu actitud será amorosa.

Entonces tu actitud será de ayuda, de servicio.

“¿Cómo te puedo ayudar?” será el ofrecimiento natural entonces, después de detenerte a declarar “acepto las cosas tal como son en verdad”.

Y será un ofrecimiento naturalmente amoroso, pues le agradecerás el que te haya ayudado a recordarte quién eres verdaderamente, en este mundo de apariencias temporales en el que el tiempo y el espacio parecen aprisionar al verdadero Ser que eres y que somos todos: puro Amor puro, indestructible y únicamente constructivo, a imagen y semejanza del Todo.

 

SAPERE AUDE
(Atrévete a saber)
AlmaMC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *