Las 8 técnicas de meditación más comunes

¿Qué es y qué no es la meditación? ¿Cuál es la técnica de meditación que más me conviene?… Aquí pueden encontrar respuestas.

 

Meditar significa disfrutar del momento presente disciplinando a la mente para separarse de su “piloto automático”, y así ser capaces de contemplar lo que nos rodea, dejando de “clavarnos” literalmente en nuestros pensamientos.

La meditación es sólo eso: concentrarse en el aquí y ahora , sin ansiedades, preocupaciones ni angustias.

Muchos tienen una idea distorsionada de la meditación y por esta razón quiero aclarar qué es la meditación antes de comenzar, para desacreditar los mitos más comunes y las expectativas equivocadas:

  • La meditación no es una práctica religiosa : Aunque se ha utilizado durante miles de años en varios rituales religiosos y es similar a la oración en muchos aspectos, la meditación nace mucho antes que las religiones, y la práctica de la meditación en sí misma no está relacionada de ninguna manera con los rituales sagrados. El único punto en común es el redescubrimiento de la propia espiritualidad, incluso si está totalmente separado del aspecto religioso.

 

  • La meditación no es un método para inducir visiones místicas o darnos superpoderes: No importa cuán fascinantes sean las historias de los maestros que lograron alcanzar la iluminación (en primer lugar, la del Buda, que alcanzó el Nirvana), son efectos que sólo se pueden alcanzar después de mucha práctica y en cualquier caso NO GARANTIZADO. La meditación no debe abordarse en absoluto esperando ser hipnotizada o poder levitar en el aire, porque esto no haría nada más que enojarse y desviarse del verdadero propósito, haciendo que nuestros intentos de meditar sean inútiles.

 

  • La meditación no es una práctica ocasional: Para poder ver los primeros resultados es muy importante ser coherente y meditar todos los días, incluso durante unos minutos, sin saltarse nunca la meditación diaria. La paciencia y la perseverancia siempre tendrán que acompañarlo, y le garantizo que los resultados llegarán recompensando su espera.

Nunca nos cansaremos de repetir cuánto la meditación beneficia a todo nuestro ser. Cada uno de nosotros debe aprender a meditar para regenerar cuerpo, mente y espíritu, aprendiendo a enfrentar los cambios y las adversidades que surgen en nuestras vidas con más serenidad.

Sin embargo, muy a menudo aquellos que deciden acercarse a este mundo desisten incluso antes de comenzar, confundidos y desconcertados por la gran cantidad de técnicas de meditación que existen hoy en día.

De hecho, no hay una sola forma de meditar, a lo largo de los siglos, se han desarrollado docenas de métodos y prácticas, entre los cuales es realmente difícil encontrar el camino correcto para nuestra personalidad y nuestras actitudes.

No sólo algunos tipos de meditación van en una dirección totalmente opuesta a otras, recomendando técnicas antipodales (moverse o quedarse quieto, contemplar o externalizar, etc.) para alcanzar el mismo resultado final.

La pregunta que hacen todos los principiantes es, por lo tanto, siempre la misma: ¿cuál es la técnica de meditación que más me conviene?

La presente mini guía sirve para responder a esta pregunta proporcionando una idea general de los tipos más comunes de meditación, sus características principales y sus orígenes.

Esperamos que lo ayude a encontrar el camino entre la maraña de meditaciones existentes y le brinde los primeros auxilios para encontrar el que mejor se adapte a su personalidad y sus objetivos.

 

1- Meditación Zen (Zazen)

La meditación Zen o Zazen es la clásica meditación budista sentada a la que todos asociamos el concepto de meditación. Fue concebido en el siglo VI dC por un monje indio y se practica sentado con las piernas cruzadas.

El enfoque de esta meditación está representado por la respiración y la inmovilidad: es necesario enfocarse para permanecer siempre en el presente con la mente.

Sus beneficios son una mayor conciencia, capacidad de observación y autocontrol.

2-Meditación Trascendental

El Maharishi y los Beatles, quienes popularizaron esta técnica meditativa.

La meditación trascendental es una técnica de meditación que se practica a través de la recitación de un mantra –palabra sánscrita que se refiere a sonidos (sílabas, palabras, fonemas o grupos de palabras) que pueden tener o no significado literal, y se utilizan para enfocar la mente–. Fue concebido por Maharishi Mahesh Yogi en India en 1955 y se introdujo en Occidente a finales de los años 60.

Para practicarlo, debes encontrar el mantra más adecuado para ti y recitarlo con los ojos cerrados durante una cierta cantidad de tiempo cada día.

El mantra más conocido es el OM, pronunciado A-UM, silaba que no tiene ningún significado literal, pero se considera como el sonido primordial u original, de donde surgen todos los demás sonidos.

Sus beneficios son una armonía renovada con nuestro ser y con todo el mundo que nos rodea, así como una sensación de tranquilidad y paz interior que nos impregna recitando nuestro mantra.

3-Meditación Vipassana

Vipassana se deriva de la palabra en sáncrito vipashia, que significa “ver las cosas tal como son”, siendo vi un aumentativo, y pashia “ver, contemplar, comprender correctamente”.

Sus orígenes se remontan al siglo VI a. C. La práctica tiene sus raíces en el budismo theravada y también se conoce como “meditación consciente” .

De hecho, es la meditación que el Buda estaba practicando cuando logró la iluminación, o lo que en el budismo se conoce como el “nirvana”.

Está basada en la conciencia de nuestra respiración. Pero también se practica enfocando toda la atención en un objeto, material o inmaterial, y en sus movimientos.

Nos permite elevar nuestra espiritualidad a una etapa superior, de la cual deriva una nueva visión de la vida desde un punto de vista menos egocéntrico.

4-Meditación Mindfulness

La atención plena es una rama de la meditación vipassana, desarrollada alrededor de los años 70 para “occidentalizar” sus conceptos.

La atención plena se basa en tres conceptos clave: observar y no juzgar el aquí y ahora (concentrándose en el presente) y la transparencia emocional (analizar nuestras acciones sin preconceptos).

Sus beneficios son la eliminación del dolor a través de la conciencia y la aceptación total de nosotros mismos.

5-Ho’oponopono

El nombre Ho’oponopono identifica una técnica de curación hawaiana de orígenes antiguos, que con el tiempo se ha convertido en un tipo de meditación.

Es similar a la meditación trascendental, ya que uno practica recitar una especie de mantra, que en este caso es únicamente uno, aunque se pueden hacer variaciones, modificaciones o adaptaciones.

El mantra es “Lo siento, perdóname, gracias, te amo” y se puede recitar en todo momento o dedicándole un tiempo específico durante el día, o también aplicarlo a alguna situación o persona determinada.

Se utiliza para curar las llamadas “heridas del alma” y aprender a ejercer el arte del perdón y recuperar así la armonía y la paz interna.

6-Caminata de meditación

La caminata de meditación fue concebida por el propio Buda durante sus cuarenta años de despertar, mientras caminaba descalzo por las diversas regiones de la India.

Esta meditación, como su nombre indica, se practica al caminar y nos permite vaciar nuestra mente de pensamientos innecesarios durante el movimiento físico del cuerpo, lo que nos ayuda a llegar a nuestro destino con una mente mucho más clara que en el punto de partida.

Sirve para disciplinar la mente, reorganizar los pensamientos y ayudarnos a encontrar la paz en nuestro movimiento diario.

7-Meditación Kundalini

Esta es una técnica de meditación muy compleja, cuyo objetivo final es despertar la energía kundalini, que es una forma de energía envuelta en una espiral en la base de nuestra columna vertebral.

Cada sesión de kundalini se centra en un chakra específico y tiene como objetivo despertar o acentuar los beneficios de ese chakra.

Los chakras son centros o “discos” –que es la traducción literal de la palabra sáncrita chakram— de energía no medibles pero sí percetibles y ublicables en el cuerpo humano. Según las doctrinas hinduistas son seis –terminando en el chakra del entrecejo o “tercer ojo”–, pero según la teosofía ​son siete, incluyendo el llamado “chakra corona” o chakra de la conexión espiritual.

Al despertar la energía kundalini uno puede alcanzar la plena realización personal y una alegría profunda que fluye desde el interior.

8-Meditación Dinámica

La meditación dinámica es parte de las técnicas de meditación activa desarrolladas por el maestro Osho y es el tipo de meditación que requiere más movimiento y expresión: de hecho, se practica dejando que nuestras emociones y nuestro cuerpo se liberen, bailando y externalizando nuestros pensamientos con irreverencia.

El objetivo final es explotar el movimiento y el frenesí para canalizar mejor los sentimientos que nos invaden y, como efecto secundario, apreciar mejor el silencio y la calma.

 

Ahora que ya sabe cuáles son las 8 técnicas de meditación más comunes, todo lo que tiene que hacer es elegir cuál es la que más le llama la atención o la que despierta más su curiosidad.

Aunque el consejo es comenzar de manera guiada, también puede adentrarse y probar, para que encuentre cuál técnica es la que le funciona mejor.

Edición a la nota titulada “Las 8 técnicas principales de la meditación”, publicada por Rossana Luorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *