“La preocupación no es que México se vuelva Venezuela sino que México siga siendo el mismo México”: Denisse Dresser

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador fue “una buena capitalización del enojo” afirmó la reconocida politóloga.

“La preocupación es que México siga siendo un país clientelar, que crea recipientes en vez de participantes, un país de ciudadanía de baja intensidad, que mantiene el capitalismo de cuates”, abundó.

En Mesa Política sostenida con la periodista Carmen Aristegui, la célebre autora de “El país de uno”, celebró “el destripamiento del dinosaurio priista” y atribuyó el triunfo de López Obrador a una buena capitalización del enojo.

“Entendió los años de democracia diluida, de transición trastocada, desigualdad creciente, pobreza lacerante, años de sacar al PRI en el 2000 y verlo regresar en el 2012, más rapaz, más corrupto, más desalmado.”

“Años de ver instituciones al servicio de los privilegiados, al servicio del poder y no del ciudadano, y López Obrador, el insurgente, ofreció lo que tantos querían oír, y de ahí que la elección haya sido avasalladora“, añadió.

Desde su punto de vista, “el electorado manifestó que había que castigar al PRI por su patrimonialismo y al PAN y al PRD por mimetizarlo cuando estuvieron en el poder”.

“Triunfó porque su diagnóstico fue correcto, México ha sido expoliado por sus élites y exprimido por sus intereses enquistados y victimizado por su vetocracia viva, empresarial y sindical”, abundó.

Dresser comentó que Andrés Manuel tiene una disyuntiva, “ser aplaudible líder de una izquierda progresista radical en su combate a la corrupción, o el líder cuestionable de un lopezobradorismo conservador”.

“Creo que la preocupación no es que México se vuelva Venezuela sino que México siga siendo el mismo México, un país clientelar, alimentado por un estado dadivoso, que crea recipientes en vez de participantes, un país de ciudadanía de baja intensidad, que mantiene el capitalismo de cuates”, añadió.

En tanto, el académico Sergio Aguayo, dijo estar emocionado porque el camino iniciado en 1988, de lograr un cambio de régimen de manera pacífica empieza a hacerse posible.

Fue “una jornada de enorme satisfacción, de reflexión y preparación para los análisis futuros sobre lo que se viene, que va a ser muy intenso porque entramos en el océano de la incertidumbre“, mencionó.

Asimismo afirmó que espera que la coalición triunfadora sepa entender al país e interpretar la historia y recordar la historia que deja el PRD.

“La sociedad, los ciudadanos tenemos pocos instrumentos para defendernos pero cuando se nos da la oportunidad tenemos una gran claridad y el día de ayer quedó claridad de que salimos a castigar al PRI, PAN y el PRD, y a darle la oportunidad a un partido nuevo que tendrá que demostrar día a día que son diferentes”, abundó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *