Judy, con Renée Zellweger, ya tiene primeras críticas

La película biográfica de la vida de Judy Garland parece devolver a Zellweger al centro de todo, según las primeras críticas publicadas, luego de su estreno en el Festival de Cine de Telluride.

 

Renée Zellweger está lista para regresar a la primera plana de Hollywood con su rol protagónico en la película Judy, que ya se estrenó en el Festival de Cine de Telluride, en Colorado, Estados Unidos, donde también se han presentado otras de las películas más esperadas del año.

Las primeras críticas provenientes del certamen parecen indicar que la actriz será una candidata para el premio Óscar.

Judy es una biopic sobre la legendaria actriz y cantante Judy Garland, que retrata fragmentos de su vida, especialmente enfocada en el año 1969, donde brindó una serie de conciertos en Londres con funciones totalmente agotadas.

A pesar de sus triunfos profesionales, su éxito se vio opacado por adicciones, problemas psicológicos y financieros. En su último año de vida, su salud se deterioró y fue encontrada muerta en el baño por una sobredosis de pastillas para dormir.

La película está dirigida por Rupert Goold y es una adaptación de la obra de teatro End of the Rainbow que fue nominada a los premios Tony.

La obra comparte una mirada intimista a los intentos de Garland de revitalizar su carrera mientras lucha por retener la custodia de dos de sus hijos y se debate entre el abuso al alcohol y las píldoras.

Su agitada vida, sus matrimonios y demás problemas son material para Óscar y hay precedentes de que a la Academia parece gustarle esa temática; especialmente cuando se trata de un cantante y una vida de excesos o llena de drama. Eso pasó con Rami Malek cuando hizo de Freddie Mercury en Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury, con Joaquin Phoenix cuando interpretó a Johnny Cash en Johnny & June: Pasión y LocuraJamie Foxx en Ray o incluso Bradley Cooper en la reciente Nace una estrella.

De acuerdo con la opinión de la crítica especializada, Zellweger sería la siguiente actriz en estar nominada por ese tipo de rol, pero no resulta una sorpresa ya que si algo ha hecho durante su carrera es demostrar que tiene mucho talento. Aparte de que no es ajena a los premios, tampoco lo es hacia la música, y eso lo probó con su participación en Chicago por la que recibió una nominación a Mejor Actriz. Esto también nos recuerda que ya cantó en el cine, y en Judy lo vuelve a hacer.

Sin embargo, Judy siempre será fascinante porque el papel principal representa un reto teniendo en cuenta que prácticamente se hace doble trabajo: hay que interpretar a la Judy Garland de encima del escenario pero también a la que está fuera de él. Al parecer, según medios como The Guardian, lo más destacable es precisamente la actuación de la actriz en el personaje que da el nombre a la película, pero por lo demás da la impresión que se trata de una biopic nada alejado de lo común.

Las primeras críticas son en su mayoría positivas, a pesar de que haya quienes afirman que no reflexiona tanto en la tristeza de la figura del cine y la música, en su soledad, pero que parece dar en el clavo al vender la realidad de que no debemos caer en la necesidad de esperar un milagro para que las cosas cambien.

Esto es lo que dicen las reseñas sobre Judy:

Peter Bradshaw de The Guardian:

Sólo hubo realmente una forma y una melodía para finalizar esta película, y llega debidamente junto con un toque interesante y realista sobre la necesidad de no esperar milagros. Zellweger nos da un homenaje al estilo de Judy Garland y al espíritu del espectáculo que debe seguir siendo una carga y una fuerza impulsora. Sin embargo, la terrible tristeza de Garland es casi invisible.

Eric Kohn de Indiewire:

En su primer trabajo musical desde Chicago, Zellweger canta en vivo y es como si canalizara las fortalezas interpretativas de Garland a un nivel que parece que prácticamente se está comunicando con el fantasma de Garland. Sin embargo, todo ese poder y credibilidad se derrumba cada vez que Judy regresa al melodrama: Sí, la incapacidad de Garland para mantener la custodia de sus hijos es otro desarrollo triste, y las crisis ebrias preparan el escenario para su fallecimiento. Pero en Judy se encuentran como marcadores de posición para mantener la historia en movimiento.

Ian Freer de Empire:

Hay una imagen a la mitad de Judy que captura a Zellweger desplomada en su camerino, con la cabeza gacha, el cigarrillo encendido en la mano, rodeada de flores de pared a pared. Es un momento que llega al corazón de los últimos días de la vida de Garland, la diferencia entre lo privado y lo público, la desesperación y la tristeza. A pesar de una actuación imponente de Renée Zellweger, Judy nunca expone la oscuridad de los últimos años, creando un drama agradable que no se mete bajo la piel de su protagonista.

Guy Lodge de Variety:

Ambientada en el último año antes de la muerte de Garland, Judy cubre la serie de conciertos de Londres que nunca se suponía que fuera su último hurra. Zellweger ofrece una actuación de la estrella que canta, baila y colapsa en su punto más bajo físico y psicológico: es un trabajo valiente, que no se puede dejar de mirar, pero puede que no cautive a quienes evalúan los giros biográficos.

 

Nota escrita por María Belén Izurieta Barreto y publicada en www.tomatazos.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *