¿En verdad el Dioxido de Cloro es un peligro para la salud y no combate el COVID-19?

Para que juzguen por ustedes mismos, aquí 3 puntos de vista... primero los detractores, luego una breve entrevista con el principal promotor, y al final, un Naturópata que en CDMX lo recomienda a sus pacientes.

 

Primero los detractores

 

Aquí les presentamos un extracto de lo que afirman en el Portal “Verificado.com.mx”, una “Alianza integrada por más de 100 verificadores de datos de 70 países distintos que combatimos la desinformación sobre la pandemia COVID-19”, según se puede leer en el propio portal.

 

En sus 3 primeros párrafos dice así, textualmente (las negritas son nuestras):

 

El dióxido de cloro [DC] es un compuesto que se intenta proponer como alternativa para “curar” la COVID-19, pese a la falta de evidencias sobre su consumo seguro y a las advertencias de las autoridades sanitarias sobre el riesgo que ingerirlo representa para la salud humana.

Hasta el momento, la utilidad de esa fórmula solo está demostrada como desinfectante para espacios y superficies en los que pudieran hallarse patógenos de la familia del coronavirus a la cual pertenece el SARS-CoV-2 y únicamente en condiciones controladas que eviten el riesgo de intoxicación.

Ofrecido con el nombre Solución Mineral Milagrosa (MMS, por sus siglas en inglés) o su versión activada SDC (CDS, por sus siglas en inglés) esa composición ha sido señalada por autoridades sanitarias como una amenaza para la salud desde hace una década.”

 

Y más adelante expone:

 

En julio de 2010, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de Estados Unidos advirtió sobre el daño que la sustancia, ofrecida entonces como una supuesta cura para hepatitis, VIH, acné, cáncer e influenza H1N1, puede ocasionar a quien la consuma.

El producto instruye a los consumidores a mezclar clorito de sodio (una solución al 25-28 por ciento) con un ácido potente al cuatro por ciento o ácido cítrico concentrado.

Esta mezcla produce dióxido de cloro, un potente blanqueador usado en textiles y para el tratamiento de aguas industriales.

“Altas dosis de este blanqueador, como se recomienda en la etiqueta, puede causar nauseas, vómito, diarrea y síntomas de deshidratación severa”, expuso la institución estadunidense.

 

Y con respecto a la pregunta “¿Puede ser útil contra un coronavirus?”, este es un extracto:

 

Como solución desinfectante, el dióxido de cloro puede ser útil para inactivar el virus en superficies.

Una investigación de 2007 demostró que en bajas concentraciones puede usarse en forma de aerosol para prevenir el contagio de influenza H1N1 en ratones.

Otro estudio realizado ese mismo año expuso cómo se inactivaba el virus H5N1 en minutos, en muestras de agua potable durante un experimento realizado in vitro.

Ninguno implica la ingesta de la mezcla en seres humanos.

Por otra parte, en un artículo publicado en marzo pasado, se plantean diversas hipótesis sobre si el “dióxido de cloro puede prevenir la diseminación de coronavirus y otras infecciones virales”, entre las cuales se reitera su uso como desinfectante de superficies y espacios.

 

Y finalmente, concluye con lo siguiente:

 

“[…] existe una convocatoria abierta desde el mes de abril pasado para participar en un ensayo clínico para “Determinar la efectividad del uso oral de Dióxido de Cloro en el tratamiento de COVID-19”.

La convocatoria fue publicada en el sitio oficial de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos y en la misma se señala como patrocinador a la Fundación Génesis, sede Colombia, una organización de la sociedad civil que se promociona como financiadora de “estudios clínicos y programas terapéuticos para niños nacidos con alguna discapacidad física o intelectual o desórdenes genéticos”.

El estudio, según su registro, se realizará en Colombia y Espala (sic) entre abril y junio de este 2020.

Se analizará un grupo de solo 20 pacientes quienes serán responsables de preparar y tomar diluciones de una solución concentrada de MMS.

En el anuncio de la investigación, la Biblioteca Nacional de Medicina se deslinda de los resultados de la prueba clínica y afirma que la validez del estudio es responsabilidad del patrocinador y los investigadores.

Indica también que publicarlo no implica que haya sido evaluado por las autoridades federales de Estados Unidos.

De hecho, la comercialización y difusión de esta sustancia ya ha tenido consecuencias legales anteriormente, tanto para su mayor promotor, Andreas Kalcker, como para otros comerciantes del producto en Estados Unidos y otros países.

 

Aquí les dejamos la LIGA A LA NOTA COMPLETA donde pueden verificar las REFERENCIAS en las que apoyan lo escrito, así como leer los COMENTARIOS que aparecen al finalizar.

 

Luego, una breve entrevista con el principal promotor

 

Se trata del Biofísico Andreas Kalcker, uno de los investigadores principales y titular de varias patentes para su uso, según se puede leer en www.dioxidodecloro.wiki un portal donde se responden muchas de las principales interrogantes sobre el Dioxido de Cloro, por ejemplo, la diferencia entre el MMS, el Dióxido de Cloro y el CDS:

 

El MMS es el nombre comercial del Clorito Sódico activado con un ácido (normalmente ácido Clorhídrico o HCl al 4%), que genera el gas Dióxido de Cloro. Este gas es capturado en agua, para poder consumirlo o emplearlo como desinfectante, creando el CDS (Chlorine Dioxide Solution, Solución de Dióxido de Cloro capturado en agua). El MMS (Clorito Sódico activado) es más potente que el CDS pero es menos tolerado por algunas personas, por lo que cada vez más se está optando por el uso de CDS. Como regla general, el CDS se toma oralmente y el MMS es para otros usos.

 

También se ofrece una sección de videos, donde incluyen una película DOCUMENTAL sobre el MMS, así como el testimonio de ausencia de toxicidad del Dioxido de Cloro por parte de Teresa Forcades, monja benedictina española, teóloga, licenciada en Medicina y Doctora en Salud Pública que hace unos años protagonizó un FAMOSO VIDEO donde disertaba en contra del montaje de la GRIPE A y contra las CAMPAÑAS DE VACUNACIÓN.

 

 

 

En la presente entrevista, realizada en Imagen Radio por Ethel Soriano, responsable de la sección ¡Bien y Saludable!, el propio Andreas Kalcker despeja muchas dudas, y comparte sobre cómo el uso del Dióxido de Cloro está resultando exitoso en el tratamiento del COVID-19, incluso inyectado.

 

 

En la entrevista se menciona la Página Web Oficial www.andreaskalcker.com, en la cual se puede acceder a un video donde el propio Kalcker explica paso a paso cómo hacer CDS.

 

Y finalmente, un Naturópata que en CDMX lo recomienda a sus pacientes.

 

Se llama Joaquín Montalvo, y se especializa en el tratamiento de pacientes con Alzheimer. Sin embargo, ante la actual contingencia sanitaria, ha tenido que atender a pacientes con COVID-19.

 

Aunque aclara que todavía no existe un diagnóstico seguro de la enfermedad: “lo que hacen es una prueba genética que se basa en la medición de hexosomas, que en realidad son parte del proceso de quimotaxia de las células, o sea son el medio de comunicación de aminoácidos y desechos que generan las células. Entonces, el basar una prueba del COVID-19 en esta prueba genética no es diagnosticar correctamente”.

 

“Sin embargo, como médico recibes a un paciente con fiebre y tos seca… o con diarrea explosiva, líquida, infecciosa y con dolor, y entonces lo más probable es que se trate de COVID-19″.

 

“Y como todavía no hay ningún medicamento para combatir al virus, entonces recomiendo el Dioxido de Cloro [DC]”, puntualiza, para luego mencionar el libro de Andreas Kalcker “La salud prohibida“cuando lo lees te das cuenta de que no hay virus que se le resista además de que es muy fácil de preparar; por eso es por lo que en Estados Unidos le empezaron a dar mala publicidad, diciendo que la gente se inyectaba desinfectante…”

 

“Y sí, la verdad es que se trata de un desinfectante de agua, pero en dosis menores”, aclara a la vez que sugiere precisamente consultar el mencionado libro de Kalcker para conocer las dosis adecuadas de acuerdo a cada caso.

(O también pueden visitar la Página Oficial de Andreas y dar CLICK en www.andreaskalcker.com/protocolos/ NOTA DE LA REDACTORA)

 

 

“El Dioxido de Cloro se utiliza desde hace muchos años; incluso con pacientes con SIDA”, explica para luego aclarar que el DC lo utiliza para pacientes graves, mientras que para quienes apenas comienzan a generar los síntomas o para quienes quieren prevenir, emplea el Glutatión Peroxidasa [GP].

 

“Se trata de un precursor para incrementar las citoquinas en el ser humano. Dentro de las citoquinas están las inflamatorias y las no inflamatorias, y dentro de estas últimas, está el Interferón Alfa 2B. Así que ante el COVID-19, al ser una enfermedad inflamatoria, el Glutatión viene a ser el ingrediente perfecto para evitar que se siga dando un proceso inflamatorio.”

 

“Lógicamente la concentración tiene que ser muy buena, para producir el Interferón anti-inflamatorio de una manera rápida, y así evitar que la inflamación llegue al Hígado, porque ahí es donde se producen unas células especiales que son las que se encargan de producir los linfocitos T, que a su vez se encargan de ‘clonar’ los linfocitos antivirales”.

 

“Por eso cuando el COVID-19 le da a una persona con problema de Hígado graso, se vuelve más complicado. Esto tiene mucho que ver con Diabetes Tipo 3 o Síndrome Metabólico. El problema es que la información al respecto es muy poca, y la que existe es incorrecta.”

 

“Pero definitivamente el COVID-19 es grave para quien tenga el Hígado comprometido. ¿Y qué es un Hígado comprometido? Es un Hígado que está más ocupado en tratar de manejar la grasa que tiene pegada, o tratar de manejar procesos hormonales anormales, o simplemente tratar de sacar toxinas. Cualquiera de estas 3 cosas son factores de riesgo para que cualquier enfermedad inflamatoria se vuelva grave.”

 

El Doctor recomienda un tipo de Glutatión Peroxidasa que viene agregada con Complejo B, el cual ayuda a hacer retroceder procesos inflamatorios a nivel nervioso. La dosis de GP que utiliza son 25 gramos, porque “cuando se trata de una enfermedad seria –como el Alzheiner por ejemplo– las dosis tienen que ser muy altas para poder cubrir lo que necesita el cuerpo para replicar los linfocitos que requiere”, concluye.

 

Pues aquí tienen la info para que puedan sacar sus propias conclusiones. Ojalá este trabajo de investigación resulte de utilidad ante esta contingencia sanitaria que, de alguna u otra forma y en distintos grados nos está involucrando a tod@s.

 

Alma Delia Martínez Cobián, directora-fundadora de Bitácora Cultural MX.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *