En el peor des-gobierno en la historia de Tijuana, aplican todo el peso de la ley a quienes organizan eventos culturales

Si, así es. Pero si hemos de ser justos –y hemos de serlo si queremos ser tratados con justicia-…

En el peor des-gobierno en la historia de nuestra ciudad, sí aplican la ley en tiempo y forma y cancelan eventos culturales por no contar con servicio de ambulancia…

Sí. Así es.

Mientras todos los días, nosotros los ciudadanos usuarios del transporte público tenemos que “LIBRAR LA DURA BATALLA” que literalmente significa subirse a un taxi o un camión, cuyos choferes a diario se ven obligados a entrar en una “CARRERA DESENFRENADA” POR GANAR CLIENTES, provocada precisamente por el des-gobierno en el que nos encontramos inmersos todos, y que se ve reflejado en que ninguna autoridad les llama la atención por manejar a velocidades evidentemente prohibidas por peligrosas, por otro lado, ese mismo gobierno niega el permiso, de manera inmediata y sin dar tiempo a encontrar soluciones, eventos culturales cuyo propósito y objetivo primordial es abonar al desarrollo humano, tanto individual como colectivo.

Sí. Así es.

Si la Secretaría de Gobierno se entera de que no se ha pagado por el servicio de contratación de una ambulancia, servicio que Protección Civil exige en el caso de eventos donde se espera la afluencia de más de 250 personas, inmediatamente llama al organizador y promotor cultural independiente, quien, como casi siempre, no está ni siquiera seguro de la cantidad de público que logrará convocar, pues no se trata de un empresario artístico que cuente con un presupuesto asignado para pagar costosas campañas publicitarias a través de distintos medios masivos, sino de un ciudadano “de a pie”, comprometido con lo que es su vocación y su proyecto de vida: justamente el cultivo y la promoción del arte y la cultura como medio para el desarrollo de una educación y un estilo de vida holístico, integral, es decir, donde se integren tanto la mente como el cuerpo y en la justa medida que le corresponde a cada uno, o en otras palabras, equilibrar con justicia lo material y lo inmaterial, lo físico y lo metafísico, lo mundano y lo espiritual.

Así, en una ciudad donde lamentablemente, como me comentaba un amigo fotógrafo, “LA VIDA NO VALE NADA”, DEBIDO A UN GOBIERNO HECHO “CON LAS PATAS”, es decir, conducido por un individuo conocido con el apodo de “el Patas” y que ahora se ha hecho tristemente célebre por mantenerse prácticamente oculto de los asuntos públicos que es su obligación atender como funcionario público electo que es, lo cual ha propiciado que nuestra ciudad se convierta en un “PUEBLO SIN LEY”,  en contraparte, los reglamentos sí se aplican de manera inmediata y estricta, a quienes no afectan ni tienen el propósito de afectar a la comunidad sino al contrario.

Ahora bien, SI HEMOS DE SER JUSTOS –y hemos de serlo si queremos que igualmente se comporten con justicia— el des-gobierno del gobierno en turno únicamente propicia lo que ENTRE TODOS construimos…

Sí. ASÍ ES.

Yo recuerdo haber escuchado a unas mujeres alegremente confesar, aquí en una peluquería local, que iban a votar por el “ingeniero”, solamente porque era quien les parecía el “más buena onda”.

Igualmente, fui testigo, como muchos otros, de los muchos que votaron por Peña Nieto, simplemente por ser guapo y porque se casó con “la gaviota”, la galana de la telenovela de más éxito en el momento.

Lo que siguió después, como consecuencia lógica, lo seguimos padeciendo, todos, todos, tanto los pocos que todavía fueron a votar, a cumplir con su deber ciudadano, aunque impulsados por un propósito nada responsable ni maduro, como quienes seguimos aumentando la enorme cantidad de abstencionistas, con consciencia reflexiva o por simple hartazgo y consecuente flojera.

Hoy, gracias fundamentalmente a quien eligió permanecer firme en su objetivo generoso de transformar la realidad de nuestro país desde lo único que puede lograrlo, es decir, la participación generosa de las mayorías, estamos ante la posibilidad del inminente cambio que todos estamos buscando. 

Sin embargo, tristemente sigo escuchando, una y otra vez, la repetida cantaleta esa de “ESPEREMOS QUE CUMPLA LO QUE PROMETIÓ”, triste e indigna cantaleta que nos recuerda y nos remacha inconscientemente en la consciencia, justamente la inmadurez con la que nos habíamos estado conduciendo, haciendo gala del “paternalismo” de unos “hijos de papi” que “esperan” que todo se los resuelva “papá gobierno”.

Tristemente yo todavía escucho y me entero de quienes se quejan porque ahora sí, EL NUEVO GOBIERNO ESTÁ SOLICITANDO LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA requerida para administrar un país, una nación que nos pertenece a todos, a todos, y por lo tanto, es responsabilidad DE TODOS.

SÍ, EFECTIVAMENTE. Es responsabilidad de ELLOS, de los gobernantes, de los administradores, como los empleados nuestros que son, que siempre han sido y siempre van a ser.

PERO ES TAMBIÉN, y FUNDAMENTALMENTE, responsabilidad de todos nosotros, los ciudadanos, los que con nuestros impuestos empleamos a nuestros gobernantes y por lo tanto nos corresponde, lógicamente, cumplir con nuestra obligación no únicamente de detectar y en su momento señalar errores, sino también de participar activamente en la prevención y/o la corrección de esos errores, para poder gozar de nuestro derecho al buen gobierno, a la armonía, y a la prosperidad que propicia la armonía.

Nos corresponde, entonces, aceptar finalmente nuestra mayoría de edad  y comenzar a actuar con madurez.

YA NO “ESPEREMOS” más.

Lo que estábamos buscando muchos YA ESTÁ AQUÍ, entre nosotros, entre todos nosotros

EL PERIODO DE FIESTA Y DE PACHANGA YA PASÓ.

Ahora nos toca comenzar a trabajar entre todos, gobernantes y gobernados, gobernados y gobernantes, unidos, unidos TODOS, COMO LA GRAN UNIDAD QUE EN VERDAD SOMOS TODOS.

 

Tijuana, Baja California, Sábado 19 de Octubre.
Alma Delia Martínez Cobián
DIRECTORA-FUNDADORA DE “Bitácora Cultural MX”

Organizadora y promotora del 1ER FORO DE DISCRIMINACIONES DIVERSAS “Órale Raza! Todos somos uno”, cuya actividad de clausura fue prácticamente cancelada el día de ayer Viernes por la tarde, pues ya no pudieron expedirnos el permiso correspondiente, debido a que, por una lamentable confusión, no pudimos comprobar a tiempo a la Secretaría de Gobierno municipal, que efectivamente se contaba con el servicio de ambulancia que Protección Civil exige para los eventos con afluencia esperada de más de 250 personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *