Documental sobre migrantes haitianos varados en Tijuana

En la 3ra semana del Festival AMBULANTE EN CASA, esta ópera prima de Sam Ellison, quien participó en la cinta recién nominada al Óscar “Un buen día en el vecindario”, protagonizada por Tom Hanks.

 

Tijuana es una sala de espera convertida en lugar de residencia. Ahí es donde el gobierno estadounidense congela y pospone los planes de algunos migrantes.

 

En Chèche lavi: buscando una vida conocemos el caso de dos jóvenes haitianos en esta situación: Robens y James, quienes le dan rostro al éxodo provocado por el sismo que azotó a Haití en 2010, por el que miles de residentes de ese país caribeño comenzaron un largo peregrinar en búsqueda de asilo, hasta que, intentando llegar a Estados Unidos, quedaron varados en Tijuana.

 

La historia destaca su amistad, construida a lo largo de la marcha migratoria, como su salvavidas frente a múltiples formas de adversidad y hostilidad.

 

Buscando un mejor futuro, estos jóvenes haitianos recorrieron todo un continente, y ahora se tienen que “buscar la vida” —el trabajo, los amigos, el sentido de existir— mientras esperan una cita que no llega.

 

La espera es más que un tiempo determinado por una reunión con los servicios de inmigración, es también el momento que transcurre mientras se forman los lazos afectivos. En el mejor de los casos, esas amistades incipientes crecerán como las raíces de un árbol.

Como telón de fondo, en el documental se esbozan sutilmente los contornos de un sistema que no está hecho para servir a las personas, sino que procesa y con frecuencia, engulle sueños y anhelos.

 

A través de composiciones visuales y sonoras armoniosas, la película retrata la cotidianidad de Robens y James a lo largo de dos años, periodo en el cual llega Donald Trump a la presidencia, se endurecen las políticas migratorias y se inicia la construcción del muro fronterizo.

 

Sin embargo, se percibe en esta historia la rebeldía de la experiencia humana que no permite ser reducida a actos burocráticos. Rebeldía que consiste en encontrarle sentido a una existencia despojada de propósito por una cadena de sucesos que están totalmente fuera del control de ambos personajes.

 

Esta es una historia contada más con las miradas y los silencios que con los diálogos. Es la vida de millones de personas, pero a la vez es un testimonio íntimo y privado.

 

Es un documental y al mismo tiempo, una narración poética sobre cómo migrar también es transmigrar: es el alma humana que busca un lugar donde encarnar.

 

 

Se trata de la ópera prima de Sam Ellison; un cálido retrato de una de las migraciones masivas más sorprendentes que han atravesado México en los últimos años, así como un juego de espejos en el que se refleja la paradójica cultura fronteriza, con expresiones de discriminación y de solidaridad.

 

Semblanza del Director

Sam Ellison es un cineasta y director de cinematografía residente de Nueva York; su trabajo documental se centra en las periferias interculturales de Estados Unidos. Chèche lavi: buscando una vida es su primer largometraje en el que funge como director; como cinematógrafo su trabajo abarca grandes cintas como la recién nominada al Óscar Un buen día en el vecindario, Vox Lux y Manchester junto al mar.

 

Chèche lavi: buscando una vida tiene una duración de 74 minutos y estará disponible únicamente por 24 horas el Sábado 16 de Mayo, dando CLICK en la página www.ambulante.org

 

Nota realizada a partir de las reseñas escritas por Itzel Martínez del Cañizo, programadora de Ambulante, y Alexandra Haas, investigadora invitada del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y expresidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *